Sunday, April 24, 2005

Vidas anónimas (I)

Habían pasado muchos años desde que la flor de la vida se marchitó para ella. Él tenía ya 87 años. No se conocían, nunca se habían visto. Coincidieron por casualidad en aquella playa, los dos solos.
No acertaría a decir quien dio el primer paso, pero cuando se acercaron, descubrieron que se amaban desde antes de nacer. Se juraron que nunca más estarían solos.
El murió a los pocos meses, el diganóstico fue la vejez. La causa, tal vez, la soledad pasada.
Ella apenas vivió un año más. El dignóstico fue ahogamiento. La causa, la soledad presente.



Fotografías cortesía de look at me

2 Comments:

Blogger carlos de la parra said...

La soledad no forzosamente debe ser una causa de infelicidad,sino más bien oportunidad creativa.
Tus personajes más bien fallecieron por codependencia.
El amor ocurre en su momento,y como todos los seres tiene su ciclo de vida,con su principio y su fin.

9:54 AM  
Anonymous Anonymous said...

Con todo el respeto que se merecen pero, que malos textos.

4:46 PM  

Post a Comment

<< Home